Vestida con mis lágrimas

Posted: 8th febrero 2011 by UnAngel in Poemas

Mecida en el suave viento,
la roja flor anhelaba,
alcanzar a tocar el cielo,
al albor de la mañana.

Si veloz pájaro yo fuese,
si mis pétalos fuesen alas,
volaría hasta alcanzar el Sol,
para verlo nacer al alba.

Si pájaro tu fueses, flor,
y en saeta tu belleza tornara,
qué tallo acariciaría yo,
qué pétalos besarían mis lágrimas,
antes de morirse al Sol,
dijo el rocío de la mañana,
pues aunque sé que muero vengo,
para adorarte en cada alborada.

Dulce rocío, que mi sed apagas,
amor mío, que mi corazón agrandas.
sólo anhelo ver nacer al Sol,
que alimenta con su luz mi color,
y calienta con sus dedos mi alma.

Bella flor, hay en ti calor,
para estallar mil veces mi razón,
no necesitas la luz del Sol,
pues lo que ves brillar es tu alma,
tu color, tu pasión, tu furia y mi calma.

No vueles más, dulce flor,
grande es ya por si tu color,
tu fuerza, tu vida y tu alma,
mecida en el suave viento,
vestida con todas mis lágrimas.

  1. Luis says:

    Aquí siempre entras en palacio, y no porque esté a tope de princesas y príncipes :P, sino porque si las palabras fueran distinguidas con tìtulos nobiliarios como el amigo Del Bosque, las que salen de la pluma de Angel pertenecerían a la aristocracia del lenguaje.

    Un abrazo muy fuerte

  2. Ananda says:

    ¡Muy hermoso!
    No tengo palabras…(Y para quedarme yo sin palabras…)

    ¡Un fuerte abrazo!

    Ananda

  3. Lucia m says:

    Precioso si señor!!! “Vestida con todas mis lagrimas” Me encanto aunque odie las lagrimas, en tu poema son como caricias.
    Besos.

  4. unangel1000 says:

    No deja de ser este, Luis, un pequeño armario, y si parece un palacio será por el brillo que vuestros ojos dan a mis palabras.

    Si te deja un instante sin palabras, Ananda, imagino que será porque te paras a mirar, a ver, a sentir con lo que intento transmitir y tu eliges recibir a través de este texto, y ya sabes que mientras se siente no se piensa.

    Lucía, en ocasiones hay lágrimas que llenan de vida y de alegría, no te cierres a ellas, pues están llenas de belleza. Y aun las amargas no son culpables, sino la causa que las vierte.

  5. Maria says:

    Mecida en el suave viento que acaricia la brisa de su boca entre el oxígeno de sus pétalos y la mirada de sus caricias.

    Un placer leerte.

    Mi beso.

  6. UnAngel says:

    Dulce abeja que libando el polen entre mis flores me dejas la miel de tus palabras.

    Gracias María.